Gente, Libros, Lista de regalos

Aquí tenemos reloj, allí tienen tiempo

Papá me mandó hace rato un correo que tenía como asunto algo como tienes que leer esto. Al abrirlo, me encontré con menuda lección de vida. Y eso que odio las cadenas.

Era una entrevista maravillosa del diario español La Vanguardia a Moussa Ag Assarid, un tuareg del desierto del Sahara nacido en Malí que se mudó a París para estudiar, resumiendo.

Los tuareg son un pueblo nómada que vive del pastoreo de animales principalmente. Se guían con el sol y las estrellas, tienen el deseo de viajar en la sangre y valoran realmente la naturaleza, la familia y el día a día. No viven insatisfechos, como muchos de nosotros vivimos la mayoría del tiempo, sino que valoran cada minuto y viven felices con lo que parecería que es muy poco.

A los 23 años éste muchacho cambió su vida en el desierto por una beca para estudiar en París, donde al parecer se sintió más como un extraterrestre que como un extranjero, pues el mundo “civilizado” es totalmente opuesto al mundo del desierto en el que él vivía. El cambio más que ser un “sueño parisino” fue más bien una época de añoranza de su tierra y a veces de decepción con las costumbres occidentales.

La entrevista es demasiado larga para ponerla directamente en el post, pero recomiendo mucho que la lean, así que aquí les dejo el link.

Moussa también escribió un libro que se llama En el desierto no hay atascos: un tuareg en la ciudad, donde describe el mundo occidental desde su perplejidad extraterrestre haciéndonos caer en cuenta de las maravillas que tenemos al alcance de la mano y no valoramos.

Me dejó encantada la descripción que hace del desierto, donde dice que puede ser tan silencioso que te hace oír el latido de tu propio corazón. Como ayudándote a encontrarte a tí mismo. La verdad nunca había estado dentro de mis planes un viaje al desierto, pero ahora siento que está en mi lista de experiencias para vivir.

Lo que más me gustó de la entrevista fué ésta frase:

Allí (en el desierto) nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!


Quiero decir, como quien no quiere la cosa, que no puedo ver la foto de la portada del libro sin pensar en el vendedor nómada que hace de narrador al principio y al final de la película Aladdín de Disney. Esa sonrisa imposiblemente blanca, esos cachetes y esas cejas…

Para el que le interese, aquí está el blog de Moussa (en francés) y su biografía en Wikipedia (tambien en francés). El que entienda algo en alguna de las dos páginas me cuenta si encuentra algo interesante🙂 .

También encontré esta entrevista hecha en España para la Caravana del Corazón, una iniciativa de Moussa para llevar desde Barcelona hasta Malí agua, salud y educación para los tuareg.

Estándar

3 thoughts on “Aquí tenemos reloj, allí tienen tiempo

  1. Me encanto la forma como escribiste sobre este Tuareg maravilloso que tambien hoy recienh descubro porque un amigo me paso copia de la entrevista realizada (ahora lo se, el solo me paso el texto y yo como buen investigador he ahondado en el tema como tu).
    La ventaja es que yo soy periodista y publicista como tu y tengo una Revista en Lima- Perú, que es desde donde te escribo y leo, la puedes visitar en http://www.con-tacto.net; y bueno a mi me encantaria poder reproducir algunos de tus escritos con tu permiso eso si, porque en verdad me encanta la manera como escribes.
    Lo que no se es como ligarte a mi blog que tambien esta en wordpress que para mis lectores seria una delicia el leerte estoy seguro.
    Ah, me olvidaba, mi revista es -por decirlo de alguna manera -física no virtual- es decir aqui en Lima se distribuye en los puestos de revistas en cada esquina. Siempre opinare que el placer de leer un libro, una revista o un diario ; sentado o echado -como quiereas- será siempre un placer que la internet no podrá quitar a quienes amamos la lectura.
    Mucho me gustaria ponerme en contacto contigo para intercambiar experiancias y ya que me encuentro en selección de personal y socios a nivel internacional hasta -quiza- podriamos hablar de negocios.
    Un gusto y me sentiría honrrado de que me consideraras un amigo. Hasta entonces felicidades.

    • Muchísimas gracias por el comentario, Francisco. Aún me cuesta creer que lo que escribo despierte una reacción así, me llena de ánimos para continuar compartiendo lo que pienso y lo que encuentro en mi viaje por la web.
      Lo único que te pido, si quieres publicar o utilizar algo de lo que escribo, es que me avises y me dejes ver el resultado🙂 Estoy haciendo ya mismo un post sobre ese placer de la lectura del que hablas, espero lo disfrutes.
      Puedes escribirme a mi correo personal: dajallo@yahoo.com
      Muchos éxitos, y que tengas una excelente semana.

  2. Pingback: El bicentenario Mar acá, Mar acuyá « Mar acá, mar acuyá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s