Pashminadas

Chau, Argentina, yo te quiero todavía…

Mar acá, mar acuyá hoy se respira algo parecido a la tristeza.

No me pregunten por qué, porque para alentar a un equipo en fútbol no se necesitan razones que convenzan a un escéptico, se necesita es una chispa de entusiasmo desinteresado que te une inmediatamente con gente con la que probablemente no tienes nada más en común para soñar lo mismo: un gol, una hermosa jugada, una copa.

Según las estadísticas nada oficiales e imprecisas de mi investigación personal, más o menos 5 de cada 10 colombianos apoyaban a Argentina cada vez que jugó en éste mundial. Y sólo 2 de esos 5 la tenían como favorita para ganar éste año la Copa del Mundo.

Corriendo el riesgo de que mis 6 y pico de paisanos me miren rayado, no me da pena hoy decir (después del resultado con Alemania) que yo apoyo a Argentina cuando Colombia no juegue, en éste y en todos los mundiales que vengan. Y que es mi selección favorita para GANAR LA COPA, no sólo para pasar las rondas por ser de suramérica.

Muchas veces (más de las que nos gusta aceptar a los optimistas) los sueños no se cumplen. Pero eso no significa nunca dejar de soñar, ni dejar de intentar. Como diría nuestro queridísimo electo presidente: “Rendirse jamás”.

Y que digan lo que quieran: que no fué suficiente, que no dió la talla, que se confió, que tiene a un pelele de DT, que La Pulga era un farsante. Que yo lo que valoro es que me hayan hecho gritar y emocionar en éste mundial. Con La Pulga y sin La Pulga, con el inglés de Tévez así como es, con la intensidad del ataque y la débil defensa… y también con lo que no se les ocurra enumerar, con todo y eso yo banco a Argentina.

Y me da pesar que a muchos Colombianos les caigan gordos los Argentinos y todavía la única razón que dan todavía sea: “mire por ejemplo a Maradona: pedante, egocéntrico y orgulloso, así son todos los Argentinos”. Me da pesar porque no han podido conocer a ningún Argentino buena onda, en ese caso no pensarían semejante pavada.

Y me da pesar con los venezolanos, porque si generalizamos la regla los Colombianos van a terminar odiándolos a todos ellos por culpa de cómo es Chávez.

Bueno, yo no puedo decir que estoy de luto por lo que pasó. Pero se fué la selección a la que quería ver llevándose el título a casa, y eso no me tiene precisamente contenta. Ahora queda hacerle fuerza a Uruguay, que es otro que me ha emocionado mucho en éste mundial. Sería un poquito de consuelo para ésta pequeña Colombiana sin patria en el Mundial…

Y queda, sobretodo, esperar con ansias a Brasil 2014. Y entonces poder alentar desde las gradas, como se debe. Y sé que va a valer la pena, aún si Colombia vuelve a quedar por fuera antes de que empiece.

Hasta entonces Argentina, yo te querré todavía…


Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s