A mí me Pashrece, Curiosidades, Palabrería

Buenas ideas, creatividad y exploración del mundo

Hoy entro de nuevo a clases. Muchos aún están en vacaciones, otros ni tuvieron vacaciones. En cualquier caso, siempre es bueno inspirarse un poco con una dosis de pensamientos para renovar la energía productiva. Sobretodo si se trata de creatividad.

No hay reglas ni caminos ciertos para ser creativos. Las buenas ideas y los proyectos exitosos vienen, en mi opinión, de una predisposición interna y una receta balanceada de factores externos que hacen que todo salga lo mejor posible. Pero eso cambia según nuestro objetivo, nuestra personalidad y el campo en el que trabajamos.

Así que, siguiendo con la metáfora de la receta, primero encontré un video que lanza algunas hipótesis interesantes acerca de cómo se come eso de la creatividad. Se llama ¿De dónde vienen las buenas ideas? y está basado en un libro de Steven Johnson que trata de explicar la naturaleza y funcionamiento el proceso creativo.

Lo que encontré luego es una mini-serie de trucos o pistas que podrían funcionar para ser un mejor explorador del mundo. Ya he dicho que la curiosidad es una cualidad que siempre lleva a descubrir cosas, desarrollar ideas y terminar transformando algo que conocemos en algo realmente creativo. Pero hay que saber cómo sacarle mejor partido a la curiosidad en el trabajo de campo.

En total son 12 imágenes que vi en The curious brain. Mis preferidas son la 2, 5, 7 y 11.

Y para finalizar, encontré en Bad Banana una serie de hábitos saludables para la mente creativa, según la gente de To-Fu Design en Sapporo, Japón.

Ok, todo lo anterior puede resultarles molestamente obvio. Y sí, en parte lo es. Pero eso no quita que tengamos la tendencia a olvidarlo en un momento decisivo. Es mejor tener los trucos a la mano, recordarlos de vez en cuando.

Yo no me considero especialmente creativa. Pero tengo un truco que siempre me trae, más que buenas ideas, buenos momentos de inspiración. Se trata de buscar las sorpresas, más que esperarlas. Es decir, forzar ligeramente las situaciones para que pueda pasar algo que me sorprenda.

Hablar con niños pequeños o extraños, por ejemplo. Y hacer preguntas. Sin parecer entrometida ni nada, pero siempre dando la oportunidad para que la respuesta le aporte a la dinámica de curiosear. Si parece que el interlocutor no tiene problema con expresar lo que piensa, hacer preguntas extrañas siempre traerá reacciones sorprendentes. Es de lo más inspirador ver lo creativos que pueden ser los demás🙂

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s