A mí me Pashrece

De vuelta a clases: revolución de la educación

Ahora sí comenzaron en serio las clases. Y con ellas siempre llegan los pensamientos de cómo la educación debería ser diferente y cómo uno debería ser más creativo, menos complicado y más estratégico para sacarle provecho a la universidad sin sacrificar nada de lo que se disfruta y es productivo.

Para ese estado mental está este sancocho formulado pensando en la nutrición de esa parte cerebral que sale con ideas diferentes y creativas cada semestre.

¿Sirve la universidad?

Hoy una amiga me preguntó con seriedad si estaba contenta en la universidad, si me parecía buena. Le dije la verdad: no siempre. Me encanta mi carrera (estudio comunicación) pero si me sintiera satisfecha sólo con lo que aprendo en la universidad estaría, por lo menos, confundida y desubicada. No puedo esperar que la universidad me enseñe todo lo que necesito y quiero saber.

Esta frase inspiracional del entrepreneur colombiano @freddier (parafraseada por mí) tiene que ver con eso:

La idea no es demeritar el papel de la universidad, cuyo enfoque es crear una metodología de pensamiento e investigación, pero sí dejar claro que un titulo no te hace profesional en el mundo actual.

Aclaremos que se refiere a carreras relacionadas con tecnología, comunicación y ciencias de la información en general.

Así que el título universitario no debería ser un fin sino más bien una herramienta, una de las tantas que debes tener para trabajar. Y más que para trabajar, para poder vivir bien haciendo lo que te encanta hacer.

En mi opinión la universidad es como una habitación con una ventana por la que puedes asomar y ver algo de lo que el mundo tiene para ofrecer en el campo que escogiste. Y como toda ventana, vaya metáfora útil, está limitada por un marco que suele ser inflexible.

Tú decides entonces si buscar otras panorámicas de ese mundo que te interesa, si usar binoculares, salir de la habitación frecuentemente y tener contacto con esa realidad además de verla o simplemente quedarte mirando lo que te muestra esa ventana durante el tiempo en que te permiten estar en la habitación, antes de sacarte por la puerta con un papel en mano.

“El futuro no lo aprenderás en la universidad”, dice don Freddie. Crear y experimentar son las mejores formas de aprender.

Es necesaria una revolución de la educación formal, en eso estamos de acuerdo. Pero mientras eso ocurre, algo podríamos hacer al respecto sin tener que salirnos de la universidad. Claro, si estás estudiando por las razones equivocadas tal vez no sea una locura considerar salirte.

Escuelas que matan la creatividad y el cambio de paradigma

Comencemos por la genial charla TED de Ken Robinson en el evento de 2006 donde comparte su opinión de experto sobre la importancia de la creatividad y su relación actual con la educación.

Ahora, una charla del mismo caballero en un evento de RSA donde expone sus ideas acerca del cambio que necesita la educación, cómo se puede lograr y cómo sería posible mantenerlo. Gracias a Erik por el video.

Compartir el conocimiento, parte de la revolución

El de arriba es un video hecho por Skillshare, un proyecto basado en esa idea de educación diferente de persona a persona donde todo el que sabe es profesor, y todo el que quiere aprender es alumno. 

Se trata de una página que sirve para coordinar eventos educativos como charlas, cursos, seminarios, etc. donde personas que  tienen conocimiento de algún tema enseñan eso que saben a los interesados que se registren en el evento a través de la página.

Y los temas son muy variados: consejos para crear una start-up, aprender cómo jugar al poker como los profesionales, cómo acercarse a las mujeres con éxito, cómo cocinar, cómo empezar un blog de moda, cómo elegir un traje para hombre, cómo hacer una presentación digna de TEDentrepreneurship para diseñadores. De todo.

Infografía: social media, el amigo o enemigo del estudiante

Yo admiro de verdad a las personas que no usan redes sociales. No me imagino la cantidad de tiempo que tienen para dormir, ejercitarse, pasear al perro y todas esas cosas sanas que esta generación ya no hace.

Porque es cierto, el uso de las redes sociales se ha convertido en un problema académico. Eso dice esta infografía que se concentra en explicar esa relación en el caso del 96% de estudiantes que usa por lo menos facebook.

Se concentra en 6 temas básicos relacionados con la educación: notas, actividades extracurriculares, emociones, adicción a las redes sociales, autoestima y hábitos de estudio.

La conclusión general es que las redes sociales son excelentes herramientas académicas, pero amenazan el proceso de aprendizaje y concentración de los estudiantes cuando están orientadas únicamente al ocio. Procrastinación, le dicen por ahí.

Yo la vi en Visual.ly. Click en la imagen para ver grande.

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s