Planes

El comienzo del fin

Este fin de semana clausuré oficialmente el semestre académico en la universidad. Y por un sancocho de sucesos internos y externos, siento que terminé una etapa gigante de mi vida. Este semestre que empieza no estaré aprendiendo en un salón de clases si no más bien en mi trabajo (en el que la semana pasada cumplí dos meses), en las calles de ciudades desconocidas, en mis experimentos personales online, etc.

Como no tengo ningún afán de graduarme, me daré el pequeño lujo de hacer cosas productivas (incluso en lo económico) mientras organizo lo que quiero hacer con la academia en el 2013.

Y pues este cierre simbólico vino acompañado de un paseo muy tranqui por Chapinero junto a Nicole, para aprovechar algunas cosas bonitas de Bogotá que una encuentra gracias a Facebook.

El vintage moderno

Mientras la esperaba cabe resaltar que compré una edición pasada de Shock que me encontré de chiripa en una droguería. Hacía mil años no compraba una revista, pero es que ésta venía con el CD de Esteman, un artista pop bogotano que ama a Pomplamoose como yo y al que había escuchado hace poco en una entrevista con el célebre Alejandro Marín. Es bien curioso, les recomiendo por lo menos revisar de qué va todo su rollo musical así no les guste su música.

Primera parada: Tropical Frenzy

La primera parada de la tarde fue en el Showroom de Little Ramonas, que está presentando esta semana su nueva colección Tropical Frenzy (<– evento en Facebook).

Little Ramonas es una iniciativa genial de reciclaje de ropa vintage en NY, Miami, y Bogotá que lanza colecciones como marca: escoge piezas únicas en mercados de pulgas, compraventas, ventas de garage y otras fuentes de chic treasures alrededor del mundo, las interviene y las presenta en eventos que son como boutiques intinerantes, pop-up stores en la ciudad. Como testimonio destaco que el pantalón que tengo puesto en las fotos es un Marc Jacobs ochentero que conseguí en Little Ramonas por 40 mil pesos.

Hermanastra

Esta vez están estrenando showroom en Bogotá y allí está montada la colección (hasta el 9 de junio), un apartamento gigante con una terraza que luce el mural recién pintado por la ilustradora Lorena Correa. Desde el 9 de junio en adelante pueden visitar la ropa disponible con cita previa.

La cheeterrazah

Como curiosidad adicional Mariana Puerta, la chica “Ramona Bogotá” que es muy querida y nos charló un buen rato, nos contó que Little Ramonas también te puede ayudar a arreglar la ropa que encuentras en el clóset de tu abuela/tía/mamá/papá/abuelo/etc., todas esas piezas geniales que de pronto no son tu talla pero tienen un estilo único. Creo que pronto les pediré que me ayuden con un par de joyitas.

Segunda parada: Taller de té

La segunda parada fue en el Taller de téUn sitio dedicado únicamente a esta bebida (que se ha puesto muy de moda), donde pueden comprarse todo tipo de accesorios y tomar tazas y tazas de deliciosas mezclas de té de todos los tipos y lejanos orígenes. Está un poco encaramado en la parte oriental de Chapinero, camuflado en un garaje que permanece cerrado aunque el sitio esté abierto al público, pero vale mucho la pena subir si les gusta curiosear nuevos lugares (éste abrió el 13 de enero de este año).

El solar

Lo que nos gustó: El sitio es agradable y acogedor, tiene realmente una gran variedad de té, las tazas y la presentación es muy bonita. Además de té puedes conseguir algunas especias (tienen unos tronquitos de canela que da pesar usarlos para cocinar). Compramos mostaza amarilla en unos frasquitos que parecen de poción y compré algunos gramos de Goji berry para mezclarlas con un té verde que llegó hace poco a mis manos desde China y que ha resultado ser una cosa espectacular. Precisamente para ese té que es suelto compré un infusor de pinzas, que se consigue en cualquier supermercado pero que aproveché y compré ahí de una vez.

Goji berry

Lo que no nos gustó: No había comida! Salvo por unas galletitas minúsculas que eran bastante simples, no había nada más para acompañar las bebidas. Con el hambre que teníamos ese nos pareció un gran descache.

Tampoco me gustó algo que no tiene que ver tanto con este lugar si no más bien con algo que he visto en varios lugares que aprovechan la moda del té: lo presentan como una bebida cuya función principal es medicinal. Ya sea para evitar el envejecimiento/conservar la belleza (por los antioxidantes), diciendo que ayuda a la digestión, que reduce la tensión, etc. etc. ¿No podrían venderlo sólo con el argumento de que es delicioso? Seguramente a muchos les parece que no lo es y entonces lo toman sólo porque “es bueno para la salud”. Eso me entristece un poco. Pero bueno, entre más té se encuentre en la ciudad, mejor para mí que lo amo por encima del café.

Tea time

Hablando un poco de la decoración del sitio, se encuentran muchas de las creaciones de Planta Baja en la terraza que además de hacer lucir mucho el lugar están a la venta para todos los visitantes. Hablando de eso, Carolina Delgado (creadora de Planta Baja) ganó el concurso Adidas White Space Project en el que también estaban participando Mariana Puerta y las otras dos chicas de Little Ramonas. Esta es una ciudad llena de hipervínculos❤

La tercera parada fue un poco sorpresiva. Justo encima del Taller de Té hay una boutique llamada La casa de Greta. Es un sitio genial, decorado con detalle y que nos hizo olvidar por un momento que estábamos dentro de una casa en Chapinero alto. Varios vestidos preciosos (de más de 300 mil pesos, pero preciosos igual) y prendas de diseño exclusivo y experimental. Todo en una nostalgia por lo vintage similar a la de Ramonas, pero en el nivel de la ejecutiva de 30-40 años que gasta mucho en una sola prenda.

Terminamos el pequeño paseo en The Vintage Lab, otro sitio chapineresco que nos encanta por su gran estilo y por ser baúl de otros tantos tesoros para los amantes del vintage reencauchado. Hace poco sacaron un set de camisas preciosas de las que quedan muchas todavía. Si ven las fotos del set y se antojan de alguna, mejor corran a llevársela antes de que se les adelanten.

Y hablando de hallazgos facebookeros recientes, como para botarle un dato de moda alternativa a los chicos: The Nerv Store tiene algunas cositas interesantes. Como para que no sigan comprando donde siempre.

Las fotos de esta entrada (que tiene cada una su rollo aparte, para no alargar esto todavía más) están en Flickr. La nostalgia por el Instagram me llevó a editarlas de la manera más hipster posible, con una herramientita online llamada Pixlr. La locura en patineta.

Terminé la tarde visitando a mi ahijado Yoda, que aquí posa con su madre (quien tomó la mayoría de las fotos de la tarde).

Nico y Yoda

Y bueno, eso es todo. El siguiente fin de semana me dedicaré a chismosear en el Primer Torneo de Roller Derby de Colombia, donde estarán los chicos de Negro Robot transmitiendo para la interné🙂 Si no saben qué es el Roller Derby les recomiendo dos cosas: 1. Lean el post de Negro Robot al respecto, redactado con cariño por bebeconchucha. Y 2. Vean la película Whip It, el debut como directora de Drew Barrymore que cuenta la historia de Bliss (que es la encantadora Ellen Page), una chica que llega por casualidades de la vida a una liga de Roller Derby cerca a Austin, Texas.

Aquí les dejo el trailer para que se antojen

Estándar

One thought on “El comienzo del fin

  1. Pingback: Latest Goji Berries News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s