Personal

Del dragón a la serpiente

Se acabó el 2012 y el año del dragón de agua ya casi termina. Sin ser nada supersticiosa ni creer en cosas esotéricas debo decir que de alguna forma mi vida tomó una dirección que jamás habría podido imaginar, como si mi destino -si es que existe- estuviera regido por algún tipo de fuerza sobrenatural o una deidad caprichosa.

Mi hermana se fue comenzando el año, dejándome un hueco en las tripas que quedó abierto durante los meses que siguieron. Estaba triste y confundida. Pero no me dio tiempo a deprimirme, porque mientras estaba en la universidad y trabajaba como Freelance me salió un contrato medio tiempo como Coordinadora de Comunicaciones en el Distrito Lasallista de Bogotá, para hacer comunicación web y publicaciones principalmente. Mi primer trabajo de verdad, cotizando pensión y esas cosas de la gente grande.

Un mes después seguía frustrada, pero al menos ya sacaba conclusiones y lecciones (algo tajantes) sobre la partida de mi hermana, mientras trabajaba y estudiaba como nunca antes.

Todavía es un misterio cómo hallé tiempo para cumplir con todo y no volverme loca. Amanecí haciendo trabajos varias veces, cosa que en mi vida de estudiante he hecho sólo en momentos de mucha presión. Aprovechaba el espacio de concentración y productividad que tenía en la oficina y varias veces me quedé hasta muy tarde trabajando en cosas de la universidad.

Ya había decidido aplazar semestre para aprovechar la experiencia en la oficina, estudiar portugués y presentarme para hacer intercambio en Sao Paulo y hacer mi último año de carrera allá. Así que -en cuanto terminó el semestre académico- eso hice. Ahorré, trabajé y estudié para presentarme al intercambio.

Aproveché que tenía un poco más de tiempo libre y me fui a visitar a mi hermana en Pereira. Fue un hermoso paseo con un clima delicioso mucho verde, viajes en chiva, caminatas a parques naturales y pajaritos tropicales despertadores. Hasta que tuvimos que despedirnos y ella aprovechó para decirme que me iba a condenar, que estaba cumpliendo con advertirme pero que no podía hacer más nada. Volví con el corazón hecho una uva pasa, pensando en que quizá nunca volvamos a ser sólo hermanas si no que siempre seremos la creyente y la agnóstica. “Ojalá un dia sea más fácil”, fue lo último que me dijo mientras esperábamos mi bus al aeropuerto.

Regresé a mi rutina durante un par de semanas y luego viajé un mes a Sao Paulo para conocer la ciudad, tantear el terreno y decidirme entre las dos universidades en las que podía terminar: la FAAP y la USP. Un mes en el que viví sola, trabajé a distancia (no podía simplemente tomar vacaciones), conocí gente maravillosa y puse a prueba definitiva mi instinto de supervivencia y de ubicación espacial. Aprendí infinidad de cosas, más aún sobre mí misma. Cuando volví supe que definitivamente quería volver y me decidí por la USP para terminar la carrera.

El resto del año fue una sucesión de trabajo inmediato y sueños a mediano plazo. Es una lástima que después de dejar el puesto en La Salle para el viaje, muy poco de lo que comenzamos con mi jefe vaya a tener la continuidad que se merece. Pero bueno, aprendí mucho de esa primera experiencia en una organización grande. Tuve el mejor primer jefe y en algún momento de todo lo que hice tomé una foto que recordaré siempre.

Finalicé el año con la celebración de navidad en familia, pero terminando el año nuevo en casa de Nicole haciendo de niñera para su perrita Moka (akita, 5 años) mientras ella estaba de viaje con su familia. Estuve allí una semana haciéndole compañía y malcriándola sacándola tres veces al día al parque para que olisqueara mientras yo leía. Fue un extraño pero muy agradable espacio de soledad que aproveché para pensar en lo que se viene este año, un gran comienzo.

Viajo el 16 de enero a Sao Paulo llevándome todo (lo que necesito) y tratando de vivir acorde al mismopantalonismo: con equipaje ligero y el gasto aterrizado al objetivo del ahorro.

También concilié mis sentimientos encontrados con todo el asunto de Cata y, ya sin nostalgia o tristeza absurda, redacté mi único propósito para el 2013 en el Rabbit Rabbit Resolution Accountability Squad, un grupo en Google+ creado por Buster Benson.

El año nuevo de la serpiente negra de agua creo que me trae cosas extrañas también, un cambio de piel. Averiguaré si lo celebran en Liberdade.

Actualización: ¡Lo celebran en Liberdade! La fecha oficial del año nuevo es el 9 de febrero, pero lo celebraron aquí una semana antes para que no se cruzara con las fechas de carnaval. Fui a la celebración y grabé este video (además de tomar muchas fotos que puse en mi instagram):

Estándar

2 thoughts on “Del dragón a la serpiente

  1. Usted es una persona muy bonita, con sentimientos y pensamientos buenos y bonitos así que mi querida “amiga” cibernautica buen viento y buena mar y como el guerrero: siempre siguiendo el camino del corazón que ese lo lleva a uno suavecito y bonito.

  2. Daniela dice:

    Mi primer comentario aquí y eso que siempre leo tus posts jajaja. A veces veo en otros, y también siento que con cada año la vida se hace torna más difícil, pero uno crece y toma decisiones que jamás creyó alguna vez hacer.

    Sigue escribiendo Nane, y yo así te siento cada vez más cerca.

    Pd: un post para los ignorantes del té como yo, perfore. : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s