Personal

Paseo mineirão

Belo Horizonte

Ay, Minas. De todo lo que he conocido en Brasil, el rincón que más me hace sentir en casa. Y especialmente este fin de semana, todos los colombianos fuimos locales en Belo Horizonte. Como dicen los que saben, el dia del partido contra Grecia el Mineirão parecía la casa de la Selección en Barranquilla.

Nunca antes fui a un partido de fútbol profesional. Mi debut no pudo ser mejor, conocí un nuevo alter ego que “echa madrazos” y grita hasta quedar sin voz, que canta el himno nacional con los ojos cerrados y abraza desconocidos para celebrar un gol.

 

 

Cuando salieron los muchachos a calentar, después de que la multitud eufórica le coreó una bienvenida a la leyenda del arco Faryd Mondragón, le pedí a un amigo que me tomara una foto desde mi silla. No supe cómo describir ese momento, salvo con una sonrisa.

🙂

57.174 personas llenaron el estadio ese día. La masa amarilla de los tricolores, en la que se camuflaban también las camisetas de los brasileros asistentes, parecía querer prolongar ese momento para siempre y no paró el canto del himno aunque se terminara la pista. Y después de solo cuatro minutos ya estaba cantando el primer gol.

Sentada en el primer nivel de oriental, estuve más rodeada de brasileros y otros extranjeros que de colombianos. Pude ver el partido sentada la mayoría del tiempo y eso también resaltó la actitud de hincha manoteadora que me poseía y atraía las miradas de mis recatados vecinos de tribuna, que comían crispetas como si estuvieran en cine. Mi ignorancia sobre fútbol no fue impedimento para sentirme visceralmente conectada con el grupete de “niches” que corrían detrás del balón (que Grecia controló tanto tiempo) un par de centenas de metros frente a mí. Y antes de que pudiera comenzar a quejarme por el sol en la cara, cantamos el tercer gol y se acabó la dicha. Como me habían dicho que sería, se pasó muy rápido. En vivo es así: rápido, emocionante y todos se ven chiquitos.

Disfruté mucho de mi primera experiencia mundialista, pero tengo que darle crédito a dos hinchas queridos con los que compartí parte del paseo, dos chicos que son por mucho los más fanáticos del fútbol que he conocido. Allá nos encontramos, caminamos, tomamos buses y brindamos por la selección. Creo que no habría sido lo mismo si no hubiera andado con ellos.

Con el taxista que coleccionaba extranjeros en una competencia por whatsapp con otros taxistas de Belo Horizonte.

Y una vez más comprobé que las personas son quienes hacen que todo sea más lindo en un viaje. Me alojó la chica más genial de todo Belo Horizonte, amiga de un compañero del trabajo que sin conocerme me recibió en su casa y me mostró -con toda la experiencia y buenas fuentes que tiene una productora cultural- todos los mejores lugares de la ciudad que daba para ver en tan poco tiempo. Cómo me gusta conocer gente así, que comparte sin esperar nada, sólo por el gusto de “espalhar” la buena energía. Ése es el tipo de persona que quiero ser.

Con los chicos y Gigi, la leyenda amazónica.

Belo Horizonte me enamoró muy fácil con sus encantos y con las sugerencias expertas de mi anfitriona, que nació en Amapá (región amazónica) y vive en la capital mineira hace 14 años. 14. Más verde que São Paulo, rodeada de montañas que me recuerdan a los queridos cerros de Bogotá y las lomas de Boyacá, me hizo sentir tan a gusto que me encantaría vivir ahí un tiempo y disfrutar todos los días las delicias de la culinaria minera que es tan famosa en Brasil.

El viaje fue mucho más de lo que esperaba, fueron cuatro días sustanciosos y emocionantes de dormir poco y aprovechar mucho. A veces me siento demasiado afortunada, quizá en mi caso aplica aquello de que Dios le da pan al que no tiene dientes. Pero sé que tengo una lengua que saborea y aprende con ansias para intentar compensar.

Dé lirios.

IMG_20140613_075427 (1)

El despeluque sonriente

 

Estándar

3 thoughts on “Paseo mineirão

  1. Eduardo dice:

    Que rico vivir el mundial a través de su presencia, se siente envidia de la buena, no escribes, cantas una melodía con tus palabras, enhorabuena paisanita, un abrazo desde Bogotá, Colombia.

  2. Pingback: Paseo mineirão | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s